penalización de Google

Penalización de Google: qué es, cómo detectarla y porqué afecta al SEO

1024 690 Prestigia

Ponte en situación. El tráfico en tu web va viento en popa a toda vela, como un coche por la ciudad de madrugada, sin semáforos en rojo ni caravana. De repente, un día…¡ups, caída en picado! Investigas, revisas Google Analytics, analizas el servidor y, a simple vista, no das con el origen del problema. Pues bien…quizás una penalización de Google puede ser la respuesta.

El origen de las penalizaciones de Google

Hay muchos motivos por los que tu web puede ser penalizada por Google pero a continuación os mencionamos algunos de los más habituales:

  • No tener un certificado SSL válido. Un ejemplo claro de cuándo la seguridad puede afectar al SEO lo tenemos en los certificados SSL, de cuyas ventajas y consecuencias os hemos hablado anteriormente en el blog de Prestigia Seguridad. Cuando una web no dispone de un certificado SSL, algunos navegadores (como Google Chrome o Firefox) añaden un aviso de “web no segura”. De esta forma, el usuario puede sentir desconfianza y abandonar la web, aunque esto por sí solo no conlleva una penalización de Google. Un caso más extremo es el de la página web que sí tuvo un certificado SSL pero éste ha caducado. En estos casos, la discrepancia entre el protocolo https en el que está configurado la página web y el hecho que no esté respaldado por un certificado válido es interpretado por Google como un intento (o riesgo elevado) de phishing y en la mayoría de ocasiones el buscador -o los navegadores- incluso impiden el acceso a la web. Si no se resuelve rápido, puede ocasionar una penalización.
  • Web hackeada. Hay muchos delincuentes informáticos que no buscan datos o información confidencial cuando cometen un ataque. En algunas ocasiones hackean una web para utilizar el servidor como un centro de envío masivo de Spam o para generar miles de páginas dentro de tu propia página web para que sirvan de enlaces a las suyas. Si esto sucede, ten por seguro que acabarás recibiendo una penalización de Google.
  • Técnicas de SEO agresivas: en este caso el culpable no es un agente externo a la web. Si intentas mejorar tu posicionamiento a toda costa, sin seguir las normas de Google, no tendrás escapatoria y acabarás penalizado. Las penalizaciones de Google en relación al SEO pueden estar vinculadas con contenido duplicado, keyword stuffing, el cloacking o compra de enlaces en granjas, entre otros.

¿Cómo detectar penalizaciones de Google?

Como decíamos al principio de este post, a veces es posible que hayas sido “víctimas de las penalizaciones de Google” pero no seas capaz de detectarlo o no te hayas enterado. Para saber si estás ante una penalización, tienes varias opciones:

  1. Busca tu web en Google. Si apareces…puedes respirar tranquilo. Pero si no te encuentras es posible que el gigante de Internet te haya desterrado de los resultados de búsqueda.
  2. Revisa tu contenido indexado. Con la búsqueda “site:tupaginaweb.com” en el buscador podrás ver qué páginas tienes indexadas. Si echas en falta muchas páginas o Google no tiene indexada ninguna puede ser que esté penalizado (o que alguna otra herramienta esté bloqueando la indexación de tu web en Google).
  3. Presta atención a Google Analytics. Una caída inusual del tráfico orgánico que se detecta con el análisis de métricas puede ser una primera señal de alarma.
  4. Consulta con Google Search Console. Ante una incidencia o sospecha de penalización, conviene siempre revisar los “errores de rastreo” y otros avisos en el Google Search Console: ahí podrás encontrar posibles errores en tu web para solucionarlos. Recuerda que esto sólo podrás hacerlo si tu webmaster te ha dado de alta previamente en esta herramienta gratuita de Google.

¿Cómo arreglar las penalizaciones de Google?

Salir de la penalización es sin duda el paso más laborioso y dependerá de diversos factores, por ejemplo, el tipo de penalización. Tienes diversas alternativas para hacerlo:

  • Arreglando lo que motivó la penalización sea cual sea tu caso (disavow de enlaces entrantes tóxicos, limpiar la página web de virus, rehacer el contenido, actualización de certificado SSL, etc.)
  • Valoración de daños: para ver el mejor modo de arreglar una penalización tendrás que analizar cuál ha sido el impacto de la misma. En algunos casos basta con arreglar el desaguisado; en casos más complicados puede que incluso haya afectado a la autoridad de tu dominio y sea necesario empezar de cero con un dominio nuevo para poder recuperar el nivel de tráfico orgánico previo a la penalización.
  • Enviar una solicitud de reconsideración a Google. Esto llevará su tiempo porque la solicitud pasa por diferentes fases. De hecho, es el último paso tras arreglar primero lo que motivó la penalización. Además, esta solicitud solo está disponible para los casos de penalización manual.

En definitiva, si ya has detectado que has recibido una penalización de Google, no pierdas más tiempo y ponte manos a la obra. Desde Prestigia Seguridad podemos ayudarte para que recuperes tu posicionamiento y visibilidad. ¡Contáctanos!

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En Prestigia Online S.L. utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.