¿Cómo saber si nuestro ordenador está infectado o pertenece a una botnet?

400 266 Prestigia

En noticias relacionadas con ciberdelincuentes, encontramos multitud de términos, expresiones técnicas o jerga tecnológica que el lector, en general, desconoce. En la siguiente publicación vamos tratar una de ellas: las botnets.

Antes de hablar de ellas vamos a explicar qué son. Una botnet es el término que se aplica a una gran red de ordenadores interconectados a un anfitrión u ordenador que los controla a todos a través de malware o algún otro programa informático.

Las botnets no tienen tamaños fijos, las más pequeñas pueden tener cientos de ordenadores y las más grandes cuentan con millones de ordenadores repartidos por todo el mundo, que han sido infectados con malware y están a la espera de ejecutar cualquier ataque coordinado que el gestor de la red prepare. El malware que las gestiona se vende al mejor postor, por lo que es habitual encontrar multitud de botnets funcionando bajo un mismo malware. Su uso habitual es para realizar ataques DDoS, ya que este tipo de ataques requieren una cantidad importante de ordenadores y su ancho de banda, conectándose al mismo tiempo a un servidor o página web para sobrecargar el sistema y provocar su desconexión. Otro uso habitual de una botnet es para hacer envío de spam o ataques de phishing.

Según informa La Vanguardia, “un total de 92 países fueron víctimas de ciberataques de botnet DDoS durante el cuarto trimestre de 2017, seis menos que en los tres meses anteriores, según datos de Kaspersky Lab. La compañía de ciberseguridad ha explicado que las motivaciones detrás de los incidentes más importantes fueron políticas.

¿Cómo infectan nuestro equipo y lo unen a una botnet?

Los ciberdelincuentes suelen utilizar dos tipos de ataques o formas de infectar nuestros equipos; el más común y fácil de ejecutar es enviar multitud de correos electrónicos, adjuntando ficheros PDF o Word, con código ejecutable en su interior. Una vez que el usuario abre el fichero y se ejecuta el código, su ordenador se infecta y se une a la botnet.

El segundo método es más laborioso y se conoce como drive-by downloads, y consiste en infectar un servidor web, aprovechando vulnerabilidades en su código y cargando el malware en él, infectando a los ordenadores de los usuarios que visitan la página, o dirigiéndolos a otras páginas desde donde poder infectar los equipos para poder controlarlos más tarde.

En ambos casos, un ordenador infectado está en manos del ciberdelincuente que gestiona la botnet, pudiendo hacer lo que quiera con él.

¿Cómo saber si nuestro ordenador pertenece a una botnet?

¿Habéis detectado alguna vez que la velocidad de Internet se vuelve lenta sin motivo aparente? ¿Que vuestro ordenador deja de responder? ¿Que los ventiladores de vuestro ordenador están funcionando a toda velocidad? Estos son algunos de los síntomas que indican que vuestro ordenador está infectado y puede estar vinculado a una botnet.

Lo primero es realizar un escaneo a nuestro equipo con la solución de seguridad o antivirus que tengamos instalada. Este escaneo debe ser a fondo y completo, ya que los antivirus suelen hacer escaneos rápidos para no consumir demasiados recursos de los equipos y no escanean todo el sistema de ficheros. Una vez finalizado, deberemos revisar el informe de resultados y realizar las acciones que se indiquen.

Si la solución de seguridad no indica ninguna infección, pero nuestro equipo se sigue comportando de forma errónea, se pueden usar programas específicos para detectar si el equipo pertenece a una botnet. Microsoft ofrece gratuitamente su Safety Scanner, como complemento a otros antivirus cuya misión es encontrar spyware, malware o rastros de las botnets más conocidas.

Si queremos comprobar si nuestra conexión o equipos pertenecen o han pertenecido a alguna botnet, la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) ofrece un servicio antibotnets desde el cual se puede comprobar la conexión o instalar alguno de los plugins para navegadores para hacer la comprobación de forma regular.

¿Cómo evitar que nuestro ordenador se una a una botnet?

Lo más importante es seguir unas sencillas pautas que nos protegerán en la mayoría de los casos:

1. No abrir ficheros adjuntos que no estemos esperando, aunque el remitente sea conocido. Como hemos comentado anteriormente, una de las formas de infección es vía correo electrónico. Se han infectado miles de ordenadores abriendo ficheros adjuntos en correos de compañías de mensajería, cuando el usuario no esperaba ningún paquete, o reclamos de premios en sorteos que nunca hemos participado, etc. Ante la duda, borrar siempre el mensaje.

2. Tener siempre nuestro ordenador actualizado y, en la medida de lo posible, contar con la última versión del sistema operativo existente instalado. En caso de no poder actualizar nuestro sistema operativo, debemos tener instaladas las últimas actualizaciones disponibles.

3. En entornos Windows, disponer de alguna solución de seguridad y antivirus instalada. Existen multitud de ellas, gratuitas y de pago. En entornos Mac se recomienda disponer de alguna solución antimalware, al igual que en entornos Linux sobre todo si instalamos software de sitios de dudosa reputación. Este tipo de soluciones suelen disponer de herramientas de monitorización del correo electrónico y del tráfico de internet en tiempo real, cuya misión es detectar el intento de instalación o ejecución de cualquier programa que conecte nuestro ordenador a la botnet. Por ejemplo, Malwarebytes.

¿Conoces lo que sucede en tu red informática? ¿Están seguros tus equipos o servidores? Si necesitas revisar tu red, servidores o equipamiento informático, podemos ayudarte.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En Prestigia Online S.L. utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.